Inicio Actualidad Se ponen en marcha varios programas sociales para ayudar a los más...

Se ponen en marcha varios programas sociales para ayudar a los más desfavorecidos

0
Compartir

La delegación municipal de Bienestar Social sigue trabajando para dar servicio a las familias con menos recursos de la ciudad dentro de la situación excepcional creada por el Estado de Alarma a consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus.

De esta manera, la concejal, Cristina Durán, ha dado a conocer que ayer comenzó el servicio de comidas para los niños incluidos en el programa SYGA de la Junta de Andalucía que garantiza desayuno, almuerzo y merienda a los menores de familias en riesgo de exclusión social. En total son beneficiarios en Ronda de esta actuación 88 pequeños que tienen garantizado este servicio que se está ofreciendo en los colegios Juan Carrillo y Virgen de la Cabeza.

Por otro lado, también se está garantizando el suministro de alimentos y productos de primera necesidad para las familias con pocos recursos que tienen a su cargo a menores de entre 0 y 3 años. En este sentido, ha explicado la concejal, se está repartiendo hoy la ayuda a unas cuarenta de las setenta familias beneficiarias, ya que se está realizando bajo el sistema de cita previa y no se ha podido localizar a todas.

A todo ello hay que unir las donaciones que se han recibido por parte del Banco de Alimentos y de los dos hoteles que la cadena Catalonia tiene en Ronda. Parte de estos productos se han destinado a las Hermanitas de los Pobres y el resto se van a repartir entre las familias que cumplimenten la documentación creada al efecto en los Servicios Sociales municipales, a las que se hará entrega de productos frescos, teniendo en cuentas las necesidades que se reflejen en cada solicitud. También, junto a Cruz Roja, se garantiza el suministro de productos a través del habitual programa de reparto de alimentos.

Durán ha insistido en que se están poniendo todos los recursos necesarios para que a ningún rondeño le falte lo más básico, tanto a las familias que ya atendía Cruz Roja, como a las personas que puedan tener dificultades económicas derivadas de las medidas impuestas por la crisis sanitaria.