Inicio Actualidad Roca Rey y Cayetano abren la puerta grande en la Goyesca

Roca Rey y Cayetano abren la puerta grande en la Goyesca

0
Compartir

Roca Rey y Cayetano triunfadores en la Goyesca de Ronda, después de cortar tres orejas, el peruano y mostrar el toreo que viene dando en todas las plazas donde va, mientras que Morante se fue de vacío.

Este es el primer año que Francisco Rivera Ordóñez no torea y ha estado ya sólo en la faceta de empresario.
Morante de la Puebla vestía un traje diseñado por Vicky Martín Berrocal y elaborado por Justo Algaba,  consistente en un traje marrón imitando a los de la época de Pedro Romero incluida una larga madroñera para el pelo.

Morante fue de más a menos con el primero, al que recibió con un típico capote de seda. Con la muleta de manera accidental cayó ante el animal aunque sin consecuencias.  Alargó la faena aunque tuvo momentos de destelló que ovacionó la grada, pero acabó fallando con la espada. El cuarto fue más parado, con el que poco pudo hacer.

Cayetano,  se mostró valiente y con ganas de dar una alegría a su público y más en casa. recibió con unas verónicas, realizando buenas tandas que le dieron las dos orejas y le abrieron la puerta de la Plaza de Toros de Ronda por segundo año consecutivo.

El quinto fue un toro también bastante parado como el cuarto de Morante, Realizó un brindis a su mozo de espadas, Ramiro Curá.

La tarde fue accidentada y tuvo de todo y a la salida del tercero   sufrió un atque extraño  y terminó golpeandose contra las tablas.  Se intentó sacar del ruedo por la puerta de chiqueros, pero al no ser posible lo tuvo que acabar matando Roca Rey.

Roca Rey realizó una serie de chicuelinas que puso la plaza patas arriba, lo mejor del primer tercio.

La faena de muleta la realizó ceñida al cuerpo, de tal manera que en uno de los pases de la faena el toro le acabó por coger, pero sin inmutarse volvió a armarse y continuo. Un fuera de serie.

A partir de ahí el público disfruto y paso miedo a la vez, aunque parecía que para el peruano la tensión era para los demás. él se sentía cada vez más relajado y templado cuanto más se acunaba entre los pitones, dejándose tocar la taleguilla. ya para rematar con unas bernardinas finales que fueron de escándalo, citando bien quieto al toro totalmente de frente y  hacerle el engaño en el último instante. Total dos orejas.

El sexto fue menos vistoso aunque el joven torero le supo sacar alguna tanda, pero el «juanpedreño» no acaba de humillar y le buscaba en todo momento. De todos modos con la puntualidad de un reloj británico con las horas, Roca Rey lo hizo con los trofeos, y obtuvo otra oreja.