Compartir

Medea, la representación de la tragedia flamenca de Pilar Távora llena de energía y pasión el Vicente Espinel y pone en pie al público con un unánime plauso al finalizar la obra.

Desde este clásico nos acerca a los problemas de la mujer con una difícil interpretación, a la rivalidad entre géneros, y en la que intenta emponderar a la mujer y justificar unos actos desde una perspectiva diferente.

Un espectáculo donde se fusionan sonidos arábicos, andalusíes y flamenco con el baile, todo ello te transporta con muchos sentimientos encontrados, a la lucha de una mujer en un mundo de hombres.

La obra nos narra la historia de una esposa engañada que se ve obligada a vivir en el exilio, donde Medea representaría a millones de mujeres y niños tras los muros de la insolidaridad, la deshumanización y el desprecio.

El papel de Medea estuvo representada por María del Mar Moreno, Jasón corrió a cargo de el bailaor  Jesús Herrera, que recibieron varias ovaciones, las voces flamencas de este drama las pusieron  el cantaor Antonio Malena junto a la voz andalusí Imán Kandoussi.

La misma Pilar Távora en unas declaraciones recientes reconocía “si Eurípides ya ponía en boca de las mujeres reivindicaciones de dignidad como las que hace Medea. ¿Qué nos dirían ellas mismas?, llevamos siglos sin saber que pensaban las mujeres, sólo conocemos lo que han escrito los hombres”.