Compartir

Las obras del centro comercial LIDL iniciadas en la zona de la Cruz de San Jorge la pasada semana terminarán a finales de febrero.

La construcción se realizará sobre una superficie de 7.314 metros cuadrados, donde el edificio central ocupará unos 2.000 metros cuadrados y contará con una zona de aparcamientos para 105 vehículos.

La altura de la nave será de unos 6 metros  a nivel de calle en una única planta, que equivaldría a la de un piso adosado de la zona.

La inversión es de unos 2 millones de euros, y generará durante la construcción unos 40 puestos de trabajo.  Las obras las realizará la empresa rondeña CAORZA.

Una vez que abra las puertas esta nueva superficie comercial creará entre veinte y treinta puestos de trabajo.

El delegado de Obras también quiso explicar que gracias a los acuerdos logrados entre privados y la finalización de varias calles que faltaban por terminar en la zona de la Cruz de San Jorge permitirá al ayuntamiento poder recepcionar dicha obra.