Compartir

El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, ha visitado hoy los Baños Árabes de Ronda para conocer de primera mano el estado del monumento tras las lluvias registradas el pasado fin de semana. Tras su visita, en la que ha estado acompañado por Teresa Valdenebro, alcaldesa de la localidad, Vázquez ha dado a conocer los resultados de un primer informe técnico que confirma que las lluvias y las inundaciones no han afectado al patrimonio de este enclave cultural

.

“Hemos hecho un primer estudio y no hay apenas afectación del patrimonio, sí hay afectación en otros elementos arquitectónicos o estéticos que tienen fácil reparación”, ha asegurado Vázquez, que se ha mostrado “satisfecho, porque el patrimonio ha aguantado este fuerte temporal”. “La obligación de la Junta de Andalucía es dar respuesta a este bien y devolverlo a la situación en la que estaba antes”, ha añadido.

 

El titular de Cultura ha explicado que la primera evaluación de daños efectuada por los técnicos es de 98.000 euros, si bien está pendiente un segundo informe porque no se han podido abordar determinadas dependencias que aún están inundadas. “La evaluación final será superior seguramente porque habrá que evaluar también en qué grado se encuentra la cimentación del muro que se ha desprendido sobre el río”, ha añadido.

Vázquez ha asegurado que la Junta, “en cuanto sea posible, va a actuar de emergencia para evitar que el suelo se desplace y pueda haber mayores daños”. “Éste es el compromiso inmediato que traemos, en la línea de garantizar que no haya muchos desperfectos y evitar que en el futuro nuevas riadas y nuevas inundaciones puedan afectar al Bien de Interés Cultural que son los Baños Árabes de Ronda”, ha afirmado.

Los técnicos y expertos que visitaron el monumento comprobaron que la crecida del arroyo de las Culebras provocó el desbordamiento de su cauce y la inundación del interior de los jardines, así como de los baños a través de los arcos abiertos en el muro-acueducto. Como consecuencia, se produjo la inundación por entrada de agua y lodo del inmueble, situado a cotas bajo rasante.

 

También se constató el derrumbamiento sobre el lecho del río de los muros contemporáneos de contención y cerramiento de los jardines en su linde norte con el río, el desplome de la parte central del muro, daños en muretes y parterres del actual jardín, el desprendimiento de parte del muro de separación entre dos de las piletas de las tenerías del siglo XVIII que lindan con el edificio de los baños, y desperfectos en setos de los jardines por inundación y posterior acumulación de lodo.