Compartir

Alrededor de 500 personas asistieron al Concierto legionario celebrado en el picadero de la Real Maestranza de Caballería de Ronda, donde la Unidad de Música de la Brigada, el coro, y la banda de Guerra del Tercio Alejandro Farnesio 4º de la legión como motivo del Día de la Fiesta Nacional.

Antes de comenzar el concierto la legión quiso transmitir que a través de este tipo de actuaciones se quiere afianzar el vínculo con nuestros conciudadanos y colaborar con la difusión de la cultura. También se señaló que se encamina el mundo legionario hacia su centenario, y estos conciertos sirven para expresar su ilusión por este largo recorrido y defender los valores de este cuerpo.

El concierto comenzó con una interpretación de “los últimos de Filipinas” de F. Grau, y terminó con el “novio de la muerte” de J. Costa y F. Prado.

Las Fuerzas Armadas han mantenido la tradición musical de todas sus unidades. Las funciones principales de las bandas son levantar la moral de sus soldados, enardecer sus fuerzas en los momentos previos al combate y solemnizar ceremonias y paradas. Rito y tradición es algo intrínseco en los ejércitos.

De este modo La Legión ha contado siempre con bandas de guerra, cornetas y tambores que, siguiendo la tradición de los Tercios Viejos españoles, acompañan a las fuerzas en combate. Pero también ha contado La Legión con una unidad de música instrumental que ha permitido cultivar con dedicación un cancionero propio, las marchas, los himnos y hasta las canciones épicas, e incluso jocosas, ideales para alegrar la dura vida de campaña y guarnición que tuvo La Legión en sus orígenes. Toda fuerza especial en el mundo cuenta con su cancionero propio.

Las entradas, no numeradas, tuvieron un precio único de 3 euros, destinándose la recaudación íntegra obtenida a Cáritas Castrense de Ronda.