Compartir

El Pleno aprobó por unanimidad solicitar la declaración de zona catastrófica para la ciudad de Ronda, cuyo objetivo, es que el Consejo de Ministros la incluya como uno de los lugares que puedan acogerse a las  ayudas.

Dentro de los puntos que destacaron en el orden del día, fue la intervención en la fase de ruegos y preguntas de uno de los vecinos de la urbanización del Rosalejo, Marco Antonio Fermoso, él que denunció las elevadas facturas que vienen pagando a Aqualia, que supondría dos o tres veces más de lo que contabilizaría el sumatorio de los contadores de todos los vecinos.

Otro tema de los que se abordaron, fue la aprobación del proyecto de actuación para permitir un nuevo acceso a la Escuela de Equitación de la Real Maestranza,  aunque la viabilidad de este puente tendrá que esperar a un informe determinante de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

También se aprobó el dictamen de la comisión informativa de Urbanismo acerca del convenio urbanístico entre el ayuntamiento y los propietarios de la “Cornisa del Tajo” conocida como Casa Rúa, dándose la curiosidad que los dos concejales de IU votaron en contra de la propuesta de su propio equipo de Gobierno.

Aunque no estuvieron de acuerdo en la fórmula elegida para el ensanchamiento de la calle Armiñán, salió adelante la propuesta del equipo de Gobierno, pero con el voto en contra de APR que solicitaba la expropiación del inmueble.

Y sin salir del ámbito urbanístico, que acaparó gran parte del pleno de ayer, también se aprobó el proyecto de actuación para la construcción de un hotel y camping “Ciprés”, en la zona conocida como La Parchite.

Como detalle el grupo popular no intervino en ningún momento, y no hizo uso de su turno de palabra.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here