Compartir

La comparsa “el Arrecife” se sumerge de lleno en el carnaval de Cádiz, logrando una buena actuación en la noche de ayer viernes, donde la letra de Manuel Barragán presumía de vivir bajo las profundidades, donde no llegaba la mano del hombre. Realizaron un gran pasodoble y cerraron con un buen pupurrí aunque según los entendidos se hizo un poco largo.

Compartieron noche con el coro más alegre de todos cuantos se presentan cada año al concurso, el de Valdés, que ataviados con mantillas volvieron a sorprender al aficionado. Tras ellos hizo acto de presencia la chirigota de Chicho y José Juan Pastrana, logrando una buena puesta en escena con los tatuadores y tatuados. La primera comparsa de la noche fue “Los vendehumo” con una correcta actuación. También estuvieron sobre el escenario esta noche el cuarteto Leonardo da Vinci, La Gioconda y el Hombre de Vitruvio siendo lo más flojo de la jornada. La última chirigota era de Écija “Paqui, baja aunque sea en pijama” realizando una más que entretenida actuación, que el público supo agradecer con aplausos.

Y la última actuación le correspondía a una de las cabezas de serie “La luz de Cádiz”, agrupación de Kike Remolino que ponían el broche de oro a una buena noche.