Compartir
Un hombre ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Málaga a tres años de prisión por un delito continuado de estafa a ganaderos a los que les compró 1.826 cabezas de ganado los cuales abonó con pagarés sin fondo.

El procesado, de 36 años y natural de Diezma (Granada), durante los meses de noviembre y diciembre de 2009 compró numerosas cabezas de ganado a ganaderos de la serranía de Ronda y Aracena (Huelva), según la sentencia.

Las cabezas de ganado las abonaba con pagarés librados en cuentas de dos sucursales bancarias, si bien en el momento de su vencimiento no podían ser cobrados por carecer de fondos, encima los vendedores tenían que abonar los gastos bancarios de devolución por impago de los referidos documentos mercantiles.

En total compró 1.296 corderos, 419 borregos y 111 cabritos por un valor total que supera los 97.000 euros más los gastos que tuvieron los ganaderos por devolución de los pagarés sin fondo.