Compartir

Durante el fin de semana el municipio de Algatocín ha celebrado con éxito y alta participación su VIII Hinojá, fiesta gastronómica y cultural declarada de Singularidad Turística Provincial que en esta edición ha vuelto a reunir en la localidad a centenares de personas. El evento ha contado con un amplio programa de actividades paralelas que han propiciado que vecinos y visitantes hayan disfrutado de dos estupendas jornadas en las que el buen ambiente ha sido el protagonista.

María del Mar Pineda, concejala de Fiestas y Cultura del Ayuntamiento de Algatocín, explicó que la Hinojá se organiza ininterrumpidamente desde el año 2012 con el objetivo de poner en valor y dar a conocer algunos platos típicos del municipio que se elaboran, entre otros ingredientes, haciendo uso de los hinojos, plantas silvestres muy abundantes en el entorno natural de Algatocín. Por tanto, la Hinojá gira en torno a las degustaciones gratuitas de tortillitas de cuchara y potaje de hinojos, que se ofrecieron a todos los asistentes al evento tanto el sábado como el domingo.

Varias vecinas del pueblo fueron las encargadas de elaborar el potaje de hinojos y las tortillitas de cuchara para centenares de comensales. María del Carmen Botellín, una de las cocineras, comentó que hacer tal cantidad de comida es una tarea muy laboriosa que comenzó en los dos días previos a la fiesta. En cuanto a los ingredientes, esta vecina explicó que el potaje se elabora, además de con hinojos, con aceite de oliva, alubias y un sofrito que lleva tomate, pan, almendra, pimiento, ajo y cebolla. Para hacer las tortillitas de cuchara previamente es necesario crear una masa con harina, levadura, huevos, leche, perejil, acelgas, ajo y cebolla que se fríe durante la fiesta.

La VIII Hinojá de Algatocín también contó con actuaciones musicales, talleres gastronómicos en los que se explicó el proceso de elaboración artesanal del pan de hinojos y de chocolate, así como de los chorizos caseros. Además, todos los foráneos tuvieron la oportunidad de participar en visitas guiadas que se organizaron y que les llevaron a los bellos rincones, calles y plazas del pueblo. En la Alameda de Andalucía se habilitaron para la ocasión barras, así como también se instalaron una serie de expositores que ofrecieron a vecinos y visitantes una amplia variedad de productos tradicionales relacionados con la alimentación y la artesanía, entre los que no faltaron los exquisitos derivados del cerdo ibérico que se producen en Algatocín.