Compartir

Este año la Hermandad de la Soledad no contó con la suerte del pasado año cuándo a pesar del fuerte viento pudo llevar a cabo su recorrido. Ya a la hora de su salida caía una débil lluvia y se veían paraguas abiertos.

La previsión era de lluvia para prácticamente toda la noche, lo que dio lugar a que la Junta de Gobierno decidiera no llevar a cabo la salida procesional.

Dentro de la Iglesia de la Merced los nazarenos, algunas mujeres de mantilla y los hermanos vivían con tristeza la decepción de no poder salir a las calles de Ronda.

Tras la llamada del capataz el trono fue desplazado hasta la puerta principal donde el público esperaba para poder ver la imagen de la Virgen. Se abrieron las puertas de la Merced y todo el que quiso pasó junto a la Soledad para poder disfrutar de su belleza.

El trono dorado y con bella decoración floral brillaba en la noche del Viernes Santo aunque esta vez dentro del templo.