Compartir

El Acuartelamiento de Montejaque en Ronda, ha realizado una parada militar con motivo de la celebración del día de la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería, del Estado Mayor, del Cuerpo Jurídico Militar y de los capellanes castrenses.

El director de investigación, doctrina orgánica y materiales (DIDOM), general de división D. Antonio Ruiz Benítez, presidió el acto militar.

Como es tradicional, las unidades de la BRILEG formaron en el patio de armas para conmemorar la festividad de la Infantería. Los legionarios son herederos históricos de los soldados que componían los Tercios Españoles de los siglos XVI y XVII, considerados entonces como la mejor infantería del mundo, una infantería compuesta, como lo es La Legión, por españoles y extranjeros persiguiendo un mismo fin: la grandeza de España.

Además se ha vivido una Jornada de Puertas Abiertas donde el público  ha podido disfrutar de las instalaciones legionarias.

Antecedentes históricos

La protección de la Inmaculada Concepción como Patrona del Arma de Infantería viene ya de muy antiguo y nace de un hecho acaecido en el siglo XVI, en la guerra que los Tercios Españoles de Flandes mantenían en los Países Bajos. En la pequeña población de Empel, los infantes españoles resistían heroicamente las acometidas de los infantes holandeses, cuando un soldado al excavar una trinchera encontró una imagen de la Inmaculada, tal hallazgo sembró un gran revuelo y fue interpretado como un feliz augurio, contribuyendo a elevar la moral de las tropas, y a salir airoso del asedio al que estaban sometidos. A la protección de la Inmaculada le atribuyen la salvación y la victoria. Allí mismo se le proclama Patrona de los Tercios de Flandes y se funda la Cofradía de los Soldados de la Virgen Inmaculada.