Compartir

La delegación de tráfico ha anunciado que el Puente Nuevo permanecerá abierto a los vehículos de septiembre a junio, por las tardes. De este modo las personas afectadas por actividades extraescolares no se verían perjudicadas.

Al cabo de un año de implementada esta medida y haber escuchado las diferentes propuestas que han realizado los ciudadanos, se ha tomado la decisión de aplicar la regulación del tráfico por el Puente Nuevo solo por las mañanas durante el invierno.

Esta medida se llevará a cabo aprovechando que durante esta época hay menos afluencia de turismo y también se favorecería la movilidad en época escolar. Aunque festivos, fines de semanas la limitación sería al completo.

Además ha señalado que las cámaras que regularán la movilidad empezarán a funcionar en torno a la segunda semana de enero del año que viene.