jueves, diciembre 8, 2022

El Centro de Documentación de Benalauría cumple dos años

Leer más

 A finales de verano de 2020 inició su andadura el Centro de Documentación Casa-Archivo de Benalauría, un espacio público situado junto a La Plaza, en el edificio que ocupaba la antigua Biblioteca Municipal ‘Antonia Calvente’ antes de su traslado a calle Alta.

Juan García, responsable del centro de documentación, ha hecho un balance positivo de la actividad durante estos dos años. En este sentido, la casa-archivo colabora y participa activamente en diferentes propuestas e iniciativas que se le plantean, como por ejemplo la digitalización e impresión de fotografías antiguas de los vecinos que servirán para realizar una exposición en el diseminado de Siete Pilas en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Rural. Además, desde su nacimiento, el centro de documentación lleva a cabo laboriosas tareas de identificación, clasificación y organización de infinidad de documentos de diferente tipología y procedencia. Recientemente su responsable ha elaborado una memoria de los edificios públicos de Benalauría que incluye fotografías, así como información de cuándo se construyeron, cómo y quién los financió. García también ha destacado que el centro cuenta con un documento de 1810 que atestigua la razón de  por qué a los vecinos de Benalauría se les conoce como “jabatos”, y es que así es como se referían a ellos los ciudadanos del pueblo vecino de Benadalid haciendo referencia a la destreza y valentía que demostraron en los combates que se desarrollaron en el entorno durante la Guerra de la Independencia.

Juan García ha subrayado que el centro de documentación está abierto al público para consultar el archivo y trabajar sobre el mismo. El espacio guarda recuerdos y documentos de alrededor de 150 familias, lo que supone que buena parte de los fondos con los que cuenta la casa-archivo ha sido cedida por los propios vecinos. En este punto cabe destacar también que el Ayuntamiento de Benalauría, además de impulsar la creación del centro, continúa dotándolo de material y equipos informáticos para que su trabajo se realice en condiciones óptimas.

 Para conocer el germen de este proyecto es necesario retroceder en el tiempo 45 años, hasta 1977, cuando los jóvenes Antonio Viñas y Juan García se percataron de la escasez de documentos referentes a Benalauría de la que adolecía el pueblo. Fue entonces cuando, acompañados de lápiz, papel y una vieja cámara de fotos los jóvenes empezaron haciendo dibujos durante sus numerosas excursiones por el entorno para, después, comenzar con el arduo trabajo de realizar un sinfín de fotografías, hacer copias de documentos de gran valor histórico guardados durante décadas por familias del pueblo o redactar numerosos textos en los que se transcribían los testimonios, relatos y vivencias de los vecinos, muchos de ellos ya fallecidos. En definitiva, Antonio Viñas y Juan García llevaron a cabo un laborioso trabajo de recopilación de información que, hoy en día, tiene un valor incalculable. A partir de ahí, en las décadas futuras, el proyecto siguió adelante con la implicación y la colaboración desinteresada de más personas, en su mayoría jóvenes del pueblo, que continuaron acopiando información relevante de Benalauría siguiendo las directrices de los impulsores de la iniciativa. Desde hace más de 20 años Juan García ha continuado con el trabajo de documentación y ahora es el responsable del centro, labor que realiza de manera altruista. De una u otra forma, el trabajo ha sido constante hasta el día de hoy, de lo que se deduce la ingente cantidad de información recopilada y la necesidad de hacerla accesible para que vecinos y visitantes tengan la oportunidad de consultar los documentos que deseen.

En el año 1995 García recontó por última vez el material que ahora guarda el Centro de Documentación Casa-Archivo de Benalauría. Entonces había unos 35.000 fotogramas en blanco y negro, 15.000 diapositivas, 9.000 negativos en color y más de 30 grabaciones de vídeo en 8mm, además de gran cantidad de fotos en papel. Ahora, inmersos en la era digital, el volumen de archivos que atesora el centro se ha multiplicado.

Desafortunadamente los archivos municipales y, por ende, miles de valiosos e históricos escritos de épocas pasadas de centenares de pueblos y ciudades fueron destruidos durante la Guerra Civil. Benalauría no fue una excepción. Por tanto, la creación y el trabajo del centro de documentación es una necesaria iniciativa que sirve para mostrar la historia y la memoria viva de Benalauría relatada por sus mejores conocedores y, a la vez, sus protagonistas: los propios vecinos.

Más artículos

- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img

Últimos artículos