Compartir

El tradicional tostón de castañas, buñuelos, café y anís ha reunido desde primeras horas de la tarde del Día de todos los Santos a cerca de 3.000 personas en la Alameda del Barrio. Esta actividad ha sido organizada por la Asociación de Vecinos del Barrio de San Francisco y la Hermandad del Santo Entierro.

Unos 80 kilos de masa de harina para los típicos buñuelos y más de 300 kilos de castañas han sido necesarios para contentar a las miles de personas que se acercaron al barrio, eso sí, muchos de ellos disfrazados de brujas y vampiros, sobre todo los niños.

Comentaba el presidente de la asociación José Manuel Ayala, que “no había parado de llegar gente durante toda la tarde y que lo bueno es que con estas fiestas se mantienen las costumbres”.

Además, la festividad estaba perfectamente organizada, ya que cada vecino estaba encargado de alguna tarea, unos cortaban castañas, otros las asaban; unos amasaban los buñuelos, otros los freían; mientras que otros los repartían. Y todo ello acompañado para finalizar con un chupito de anís para combatir el frío.