Compartir

La localidad de Algatocín celebró el pasado domingo su tradicional Romería de la Ermita del Santo Cristo, festejo que en esta edición ha cumplido 20 años desde sus inicios y que se desarrolló con varias actividades que contribuyeron a que todos los asistentes disfrutasen de una estupenda jornada de convivencia.

Para comenzar, a las 11 de la mañana el club deportivo Algatocín Trail organizó una salida senderista en la que los participantes recorrieron parte del itinerario por el que discurrirá la primera edición de la CXM El Fraile, lo que les sirvió de entrenamiento y de forma de reconocer el terreno de cara a la celebración de la prueba deportiva, que tendrá lugar el próximo 18 de mayo.

Por otro lado, y como es habitual, alrededor de las 12 los vecinos comenzaron a subir a la zona de la ermita, ubicada en la parte alta del pueblo, para acudir a la misa en la que participó el Coro Romeros del Rosario de Algatocín y que se desarrolló a las 12:30 horas en la explanada exterior del templo. Además, el Ayuntamiento habilitó un vehículo para subir hasta la ermita a todas las personas con dificultades para hacer el camino a pie. Posteriormente, en torno a las 14:30 horas, todos los asistentes a la Romería de la Ermita del Santo Cristo disfrutaron tanto de un almuerzo elaborado para la ocasión como de una actuación musical organizados por el Ayuntamiento de Algatocín y que sirvieron para que los romeros pasaran una magnífica tarde en compañía de familiares y amigos. Cabe destacar en este punto la realización de un bonito acto a cargo del Coro Romeros del Rosario de Algatocín, y es que alrededor de las 5 de la tarde sus integrantes llevaron a cabo una representación ideada por ellas mismas que sirvió para rendir homenaje a todas las madres, y a las mujeres en general, de distinta procedencia y de diferentes culturas.

En definitiva, el pasado domingo los algatocileños disfrutaron de una estupenda jornada de convivencia, con un gran ambiente festivo y rodeados de un entorno natural espectacular. En este sentido, desde el privilegiado enclave en el que se sitúa la Ermita del Santo Cristo se divisan unas impresionantes vistas panorámicas del Valle del Genal, la Sierra de las Nieves, Sierra Bermeja, Sierra Crestellina, el Campo y el Estrecho de Gibraltar e incluso, en los días claros, de la costa marroquí con el Jebel Musa destacando.