Compartir

Adif continúa evaluando los daños producidos por las intensas lluvias en las tres líneas ferroviarias de ancho convencional afectadas: convencional Córdoba-Málaga, Bobadilla- Algeciras y Bifurcación Utrera-Fuente de Piedra.

Los equipos de mantenimiento siguen inspeccionando las distintas infraestructuras ferroviarias de los tramos que quedan aún por recorrer, en unas condiciones muy complicadas. Muchas de estas inspecciones han de hacerse a pie por la imposibilidad de realizarlos por carretera o vía. Ayer se detectó un importante tramo desguarnecido entre Bobadilla y Campillos, en la línea Córdoba-Algeciras, que dado sus dimensiones (más de 100 metros de longitud y una altura de unos 20 metros) va a suponer un importante obstáculo a salvar para la puesta en servicio de la línea Bobadilla-Algeciras.

Imágenes de los importantes daños detectados entre Bobadilla y Campillos (provincia de Málaga) en la línea de ancho convencional Bobadilla-Algeciras

En estos momentos han finalizado la mayor parte de estos trabajos de reconocimiento para poder evaluar con precisión los daños.